BREAKING NEWS:
La OSCE urge a Rusia a liberar "sin demora" a los marineros ucranianos retenidos
Mundo 06 de diciembre de 2018

La OSCE urge a Rusia a liberar "sin demora" a los marineros ucranianos retenidos

Milán (Italia), 6 dic (EFE).- Los ministros de Exteriores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) urgieron hoy en Milán al Gobierno ruso a que libere "sin demora" a los marineros y a los buques ucranianos retenidos desde el pasado 25 de noviembre.

"Rusia tiene que liberar a los marineros y a los barcos retenidos sin demora", dijo la alta representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Federica Mogherini.

"Estados Unidos seguirá imponiendo sanciones a Rusia hasta que respete los Acuerdos de Minsk y restituya la península de Crimea -anexionada por Rusia en 2014- a Ucrania", señaló por su parte el secretario de Estado adjunto de EEUU para Asuntos Europeos y Euroasiáticos, Wess Mitchell, que participó en la reunión en nombre del secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo.

Los ministros de Exteriores de la OSCE celebran hoy y mañana su 25º consejo ministerial y lo hacen en Milán, con motivo de la presidencia de turno italiana.

Los ministros tienen previsto celebrar tres sesiones de trabajo y en ellas hablarán de diversos asuntos, pero el que está centrando las conversaciones es la crisis entre Rusia y Ucrania en el mar de Azov.

"Los problemas son parte de la vida diaria, pero los problemas tienen que ser solucionados", expuso el ministro de Exteriores italiano, Enzo Moavero Milanesi, en su discurso inaugural, intentando hacer un llamamiento al diálogo.

La intención de los ministros, prosiguió Moavero, tiene que ser la de "intentar resolver" con el diálogo esta situación, pero las posiciones están lejanas, tal y como se pudo ver en la primera jornada, donde Kiev y Moscú se culparon mutuamente de violar los Acuerdos de Minsk para el arreglo del conflicto en el este de Ucrania.

El ministro de Exteriores de Ucrania, Pavlo Klimkin, pidió a la OSCE que actúe contra Rusia por su reciente "acto de agresión" en el mar de Azov y ha acusado al Kremlin de interferir en los asuntos de otros países, causando "inestabilidad e inseguridad" a nivel global.

"Es una cuestión de urgencia proporcionar una respuesta internacional rápida y consolidada al acto de agresión de Rusia. Las declaraciones no son suficientes, debe haber acciones", justificó el ministro ucraniano.

Por su parte, el ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, confirmó el compromiso del país con los Acuerdos de Minsk y culpó a Ucrania de sabotearlos y de "poner obstáculos" para impedir que se resuelvan las tensiones en el este de Ucrania.

En la reunión también intervino el ministro de Exteriores alemán, Heiko Maas, que advirtió de la necesidad de poner en marcha iniciativas que relajen la tensión en la zona y también argumentó que los países miembros de la OSCE tienen que respetar las normas fundamentales para no poner en riesgo la seguridad de Europa.

La alta representante de la UE para la Política Exterior, Federica Mogherini, citó como principios fundamentales de la OSCE "el respeto a la integridad territorial y la independencia política de los países, el respeto por el Derecho Internacional y los acuerdos internacionales, y el esfuerzo por evitar la confrontación militar y promover el desarme".

"Estos principios fundamentales de la OSCE siguen siendo el principal camino a recorrer para restablecer la confianza entre nosotros y mantener la paz y la seguridad en Europa. La violación de estos principios tienen un impacto negativo en la seguridad colectiva de todos. Debemos ser conscientes de que esas violaciones todavía están teniendo lugar en Europa", advirtió.

Las tensiones entre Rusia y Ucrania también se han abordado en una serie de encuentros bilaterales que han mantenido los ministros de Exteriores de Ucrania y Rusia por separado con algunos de los participantes.

Así, Lavrov conversó con Mogherini, el secretario general de la OSCE, Thomas Greminger, la ministra de Exteriores de Noruega, Ine Eriksen Soreide, y el secretario para las Relaciones con los Estados del Vaticano, Paul Richard Gallagher, entre otros.

Además de la crisis en el mar de Azov, los ministros de la OSCE también tienen previsto hablar de otros asuntos, como la gestión del fenómeno migratorio o cómo implementar la cooperación a nivel global.

El ministro de Exteriores húngaro, Péter Szijjártó, aprovechó la ocasión para argumentar la necesidad de contener los flujos migratorios hacia Europa que, en su opinión, ponen en peligro "la estabilidad y la seguridad" del continente y permiten que organizaciones terroristas encuentren vías para enviar a sus combatientes.

La cumbre de la OSCE prosigue mañana con una tercera sesión de trabajo y la rueda de prensa final.

Laura Serrano-Conde